DEUDORES ANONIMOS

    

BIENVENIDOS A DEUDORES ANONIMOS

Si está teniendo problemas con el dinero y las deudas y piensa que es un deudor compulsivo, ha llegado al lugar apropiado. Deudores Anónimos puede ayudarle. Hay reuniones presenciales y por internet, te sugerimos que mantengas una mente abierta y asistir por lo menos a seis reuniones para que así tenga tiempo de identificarse con los oradores y familiarizarse con D.A. Si no te gusta una reunión, probá con otra. Lo importante es que comprendas de qué manera puede ayudarte el programa. Si se identifica con todos o algunos aspectos de la deuda compulsiva, esperamos que se una a nosotros en el camino de la recuperación y encontrará la paz, la alegría y el amor que hemos encontrado en Deudores Anónimos.

GRUPOS

Belgrano

Vuelta de Obligado 2042 Martes 19,30 a 21,15

Palermo

Juncal 3115 Miercoles 11 a 12,30

Palermo

Juncal3115 Jueves 11 a 12,30

Almagro

Quintino Bocayuba 144 1er piso Jueves de 19 a 21 hs

Palermo

Juncal 3115 Sábados de 18,15 a 20,15

Flores

Ramón Falcon 2453 Sábados de 16 a 18 hs

ALGUNAS SEÑALES

LAS 12 SEÑALES DE LA DEUDA COMPULSIVA

1. No tener clara su situación financiera. No conocer el balance de sus cuentas, gastos mensuales, la tasa de interés mensual de sus préstamos, cargos, o las obligaciones contractuales.

2. Frecuentemente “olvidarse” de cosas como libros, lapiceros o pequeñas cantidades de dinero prestadas por amigos o por otros, y no devolverlas.

3. Pobre hábito de ahorros. No planificar el pago de impuestos, planes de retiro u otros gastos no recurrentes, pero predecibles. Después sorprenderse cuando llegan a convertirse en deudas; adoptando una actitud de “vivir el hoy, sin importar el mañana”.

4. Compras compulsivas: imposible dejar pasar una “buena oferta”; hacer gastos compulsivos; dejar etiquetas en la ropa para poder devolverla; no usar las cosas que ha comprado.

5. Dificultad en cumplir obligaciones financieras básicas o personales, y/o un sentido desproporcionado de logro cuando dichas obligaciones se cumplen.

6. Tener un sentimiento diferente al comprar cosas con crédito, que al pagar con efectivo, un sentimiento de pertenecer a un club, de ser aceptado, de ser una persona adulta.

7. Vivir en un caos y drama constante alrededor del dinero: usar una tarjeta de crédito para pagar otra; sobre girar cheques; siempre enfrentando una crisis financiera.

8. Tendencia a vivir en el abismo: viviendo entre sueldo y sueldo; tomando riesgos con la salud y la cobertura del seguro del auto; emitiendo cheques y esperando que aparezca el dinero para cubrirlos.

9. Injustificadamente sentirse inhibido y avergonzado cuando se está teniendo una conversación normal sobre dinero.

10. Sobre-trabajo y sub-ganancias: trabajar horas extras para ganar dinero a fin de pagar a los acreedores; uso ineficiente del tiempo; tomar trabajos por debajo de su perfil y nivel de educación.

11. Dejadez para cuidar y valorarse a sí mismo: viviendo en una privación auto impuesta; negándose sus necesidades básicas, a fin de pagar a sus acreedores.

12. Sentimiento de esperanza que alguien va a encargarse de Ud., si fuese necesario, para no entrar en graves problemas financieros, que siempre habrá alguien a quien recurrir.

HISTORIA DE DEUDORES ANONIMOS / TESTIMONIOS

HISTORIA: La idea que da lugar a la Comunidad de Deudores Anónimos se inició en 1968, cuando un grupo de recuperación de miembros de Alcohólicos Anónimos comenzó a discutir los problemas que estaban viviendo con el dinero. Dirigidos por un hombre llamado John H., comenzaron durante ocho años una odisea espiritual para comprender las causas y condiciones que había detrás de su comportamiento auto-destructivo con el dinero. Teniendo poca idea de como aproximarse a este comportamiento, se enfocaron en los diversos síntomas que estaban sufriendo, incluyendo muchos y diferentes patrones de gasto, ahorro, compras e ingresos. Primero se llamaron a sí mismos “tacaños”, y trataron de controlar a través de su fuerza de voluntad la cantidad de dinero que gastaban. Luego, el grupo cambió de nombre por “constructores de capital”, convencidos de que sus problemas financieros derivaban de su incapacidad para ahorrar dinero. Trataron de recuperarse haciendo depósitos diarios en cuentas de ahorro, pero esto tampoco, no logró resolver sus problemas. En los siguientes años, el grupo siempre cambiante de gente alrededor de John H. intentaron encarar todos los síntomas de los que sufrían, pero continuaron fracasando. Además de A.A., asistieron a las reuniones de Jugadores Anónimos, Al-Anon, y de otras Comunidades de doce pasos, con la esperanza de encontrar una respuesta definitiva. Por último, a medida que pasaban los años, comenzaron a entender que sus problemas monetarios no provenían de su incapacidad de ahorrar o controlar la cantidad que gastaban o ganaban, sino más bien de su incapacidad de volverse solventes. Alrededor de 1971, la esencia del Programa de DA se desarrolló con el descubrimiento y entendimiento de que el acto de endeudarse compulsivamente en sí era el umbral de la enfermedad, y la única solución era utilizar los 12 Pasos de Alcohólicos Anónimos para dejar de incurrir en deuda no asegurada un día a la vez, permanecer solventes y ayudar a otros a hacerlo. Después de dos años, el grupo de recuperación de miembros de A.A. se disolvió. Las reuniones iban y venían, con John H. tratando desesperadamente de mantener al pequeño y siempre cambiante grupo de alcohólicos con problemas financieros unidos. D.A. resurgió en abril de 1976, cuando John H. y otro deudor se reunieron en la iglesia de San Esteban en la Ciudad de Nueva York para la primera reunión programada de DA. Al cabo de un año, se organizó una segunda reunión, con miembros que no eran de A.A. por primera vez. A principios de 1982, existían cinco reuniones en el mundo, todas ellas en Manhattan. En marzo de 1982, los representantes de estas cinco reuniones dieron un paso audaz. Con muchos de sus miembros inspirados por su experiencia de servicio en AA, se estableció una Junta Pro-Tempore de Consejeros para DA. La Junta Pro-Tempore, a los cinco años, organizó una reunión anual de Deudores Anónimos, que se celebró en Nueva York en septiembre de 1982. En esta reunión se eligió Un Consejo de Servicios Generales permanente para la Comunidad que ha existido desde entonces. Nuevas reuniones creadas en Boston y Washington también eligieron a Consejeros Regionales, y se sumaron más tarde a la Administración Regional de Los Ángeles. D.A. se mantuvo principalmente centralizada en Nueva York a mediados de los 80, y cuatro Reuniones Anuales más se llevaron a cabo entre 1983-1986, todas en Manhattan. La Junta de Servicios Generales durante esta época intentó crear una estructura de servicio para esta Comunidad en ciernes en gran medida con el modelo de AA, pero con algunas diferencias para acomodar el tamaño más pequeño de DA. Los administradores Clase B (no deudor) fueron incorporados a la GSB, y los Consejeros regionales fueron remplazados por una junta de administración compuesta íntegramente por Consejeros Nacionales elegidos por Regiones, en interés de la unidad de DA. En 1987, la GSB siguió el modelo de A.A. creando una Conferencia de Servicio Mundial, y convirtiéndola en una guía y dirección para el futuro de DA. En un intento por crear una buena Sociedad a nivel Nacional, la Conferencia se reunió sólo el primer año en Nueva York, y en años posteriores rotó de ubicación entre Los Ángeles, Boston, Chicago, San Francisco, y muchas otras ciudades. Los desafíos más grandes en los primeros quince años de DA fue el desarrollo de una estructura de servicio, la redacción y adopción de una literatura común, la superación de las diferencias regionales, y la forja de la unidad de DA. En 1994, la creciente importancia de los intergrupos fue reconocida cuando Representantes de Servicios de Intergrupo se unieron a los Representantes de Servicios Generales y Fideicomisarios como delegados de la Conferencia anual del Servicio Mundial. Como puede esperarse de una sociedad compuesta enteramente de deudores, DA ha tenido problemas financieros a través de la mayoría de su existéncia. En varias ocasiones su posición financiera ha corrido peligro, y el énfasis sobre las “visiones” que tienen muchos de sus miembros al respecto del futuro de la Sociedad a dejado atrás la buena disposición para financiar estas “Visiones”. Aún cuando una Oficina de Servicios Generales fue creada en 1985, esta solo funcionaría un par de horas a la semana durante varios años, y DA no contrataría su primer empleado de tiempo completo hasta el año 2001. Hoy en día en 2010, Deudores Anónimos, tiene más de 500 reuniones registradas en más de 15 países alrededor del mundo. Tiene un libro de recuperación, un amplio inventario de literatura, y recientemente se ha publicado literatura a una primera lengua extranjera. A partir de esta escritura, DA está preparada para celebrar 35 años de existéncia como una Sociedad y su vigésima quinta Conferencia de Servicio Mundial se llevará a cabo en Detroit, Michigan.

TESTIMONIO: Estaba mirando en una tienda de antigüedades hoy y me sorprendí, me di cuenta de que ya había estado muchas veces, de lo materialista que este mundo puede ser. En un momento, me sentí tan abrumado por la cantidad de “basura” que caí en la cuenta de que ya no podía ver ningún punto específico, sólo un puñado entero de algo. Además, el olor de la descomposición, o viejo, sólo lo hizo más desagradable. Mi experiencia de hoy era como un microcosmos de mi mundo, mi vida en relación con las adicciones. En un momento, si veía algo que me atraía, me lo compraba. No importaba si el artículo encajaba en mi vida, mi estilo, mi casa, simplemente, si podía comprarlo, luego pensaba como podía complementarlo con algo más. Chucherías, las cosas dulces que se ven tan atractivas en una tienda, bueno, que acababa comprando sin tener una idea clara acerca de si era realmente lo que quería, si me quedaba bien, si tenía un lugar en mi vida, y si era parte de lo que quería en mi futuro. Yo estaba dispuesto a pagar el precio de esa decisión impulsiva inmediata, sin pensar en las consecuencias o efectos a largo plazo de actuar de acuerdo con mi necesidad de satisfacción inmediata. También pensé en las cosas que vi y el montón que había por ver. Mi pensamiento era que alguien en algún momento de su vida tenía que tener estos artículos que acababan siendo revendidos. Lo más probable que ese alguien murió y lo dejó a sus herederos para sembrar el caos para manejarlo y administrarlo. Probablemente quiero hacer lo mismo… les dejo chucherías a mis herederos. Así como muchos han hecho, nacemos, vivimos y morimos. Lo que hacemos entre el nacimiento y la muerte, puede ser grandioso o no. Mi madre tiene 78 años. Durante el último año, ha dedicado mucho tiempo a la limpieza de sus pertenencias, tirando las cosas que ella dice que nunca va a usar. Mi madre siempre ha tenido la filosofía de que un individuo tiene que cuidar de sus cosas y no dejar nada sin vigilar. Es parte de su sistema de creencias nativo tradicional, que siempre ha sido así y es algo que anhelo tener como parte de mis valores. Mi madre no es materialista. Su vestuario se compone de lo que recibe de forma gratuita, o en una venta de garaje o en el barril de una misión de la iglesia. De vez en cuando, me compro ropa, pero ella prefiere decirme que no haga eso ya que el dinero lo puedo gastar en otras cosas. Mi madre vive con 663 dólares al mes, más lo que recibe de las donaciones de caridad, ella recibe una caja para el desayuno, y para la comida le regalo parte de mi reserva de hogar dos a tres veces a la semana. Ella todavía tiene un par de zapatos que le compré en 2001. Así que… Pensé en la cantidad de veces que me negué a tener paciencia, a considerar que tal vez mi dinero podría gastarlo mejor; formas que se reflejaran en los mejores deseos que tiene mi Poder Superior para mí. Estoy un poco triste y llena de pesar por tantas malas decisiones financieras que he hecho en mi vida. En mis 55 años, nunca he tenido un hogar, mi crédito siempre ha sido pobre, no he vestido bien, y tengo una casa bastante en mal estado (en alquiler). Tengo adornos, ropa que no tiene sentido, y todo un conjunto de cosas que me causa desajuste y mala percepción. Creo que he aceptado gran parte de donde estoy ahora en mi vida, en lo personal, espiritual y financiero, es el resultado de vivir con y en una adicción activa. Mi cruz que cargo en la vida, es la adicción, y en la manera como se manifiesta. Sin embargo, me acuerdo cuando, de lo que se dice en las reuniones de paso 12: “no abandones la sala antes de que ocurra el milagro.” Mi adicción me ha hecho comprometer mis valores y mis creencias a todo, para vivir en la adicción. La recuperación, se me escapa. Estar alegre, feliz y libre parece que está tan lejos. Por tanto, voy a volver a mi programa para lograr mayor comodidad. Para aquellos de ustedes que quieren tener una vida gratificante y satisfactoria, por favor trabajen este programa de recuperación. Trabajar este programa significa un compromiso a tiempo completo para mantener los números, lectura de la literatura, dar servicio, el apadrinamiento, ahijado, Grupos de Alivio de Presión GAP, Reuniones de Alivio de Presión, y simplemente trabajando este programa en su totalidad. La verdadera clave está en el beneficio espiritual, una vez que te haya llegado, todo lo demás vendrá.

CONTACTO

Si tienes alguna inquietud puedes escribirnos, un miembro de Deudores Anónimos te responderá a la brevedad.

NUESTRO PROGRAMA

LOS DOCE PASOS DE DEUDORES ANÓNIMOS
1. Admitimos que éramos impotentes ante la deuda, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.
3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
4. Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.
7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.
11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los deudores compulsivos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.


LAS DOCE TRADICIONES DE DEUDORES ANÓNIMOS
1. Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; la recuperación personal depende de la unidad de D.A.
2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.
3. El único requisito para ser miembro de D.A. es querer dejar de endeudarse sin garantía.
4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Deudores Anónimos, considerado como un todo.
5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al deudor que aún está sufriendo.
6. Un grupo de D.A. nunca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de D.A. a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.
7. Todo grupo de D.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones ajenas.
8. D.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.
9. D.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.
10. D.A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.
11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.
12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.


LAS 12 HERRAMIENTAS DE DEUDORES ANÓNIMOS
La recuperación de la deuda compulsiva comienza cuando dejamos de incurrir en nueva deuda no asegurada, un día a la vez. (Deuda sin garantía es cualquier deuda que no está respaldada por algún tipo de garantía, como una casa o de otro activo). Nosotros alcanzaremos un respiro diario ante la deuda compulsiva con la práctica de los doce pasos y mediante el uso de las siguientes herramientas.
1. Las reuniones. Asistimos a reuniones en las que compartimos nuestra experiencia, fortaleza y esperanza unos con otros. A menos que demos a los recién llegados, lo que hemos recibido de D.A., no podremos mantenerlo para nosotros mismos.
2. Registro de mantenimiento. Mantenemos un registro diario de nuestros ingresos y gastos, de nuestros ahorros y de la liquidación de cualquier porción de nuestras deudas pendientes.
3. Padrinazgo. Hemos encontrado esencial para nuestra recuperación tener un padrino y ser un padrino. Un padrino es un miembro deudor en recuperación que nos guía a través del trabajo de los Doce Pasos y comparte su propia experiencia, fortaleza y recuperación.
4. Grupos de alivio de presión y Reuniones de alivio de presión. Después de haber ganado cierta familiaridad con el programa de D.A., organizamos grupos de alivio de presión formados por nosotros mismos y otros dos deudores en recuperación que no hayan incurrido en deudas no aseguradas durante al menos 90 días y que por lo general tienen más experiencia en el programa. El grupo se reúne en una serie de reuniones de alivio de presión para revisar nuestra situación financiera. Estas reuniones normalmente dan resultado a la formulación de un plan de gasto y un plan de acción.
5. Plan de gasto. El plan de gasto pone nuestras necesidades primero y nos da claridad y equilibrio para vivir dentro de nuestras posibilidades. Incluye categorías de ingresos, gastos, pago de la deuda y el ahorro. La categoría de ingresos nos ayuda a definir nuestros recursos y a centrarnos en aumentar nuestros ingresos, si fuera necesario. La categoría de pago de la deuda nos guía en la toma de acuerdos de pago realistas sin privarnos a nosotros mismos. La categoría de ahorros nos ayuda a construir reservas de efectivo, por muy humildes que sean,  generalmente incluyen ahorros para una reserva prudente, jubilación y compras especiales.
6. Plan de acción. Con la ayuda de nuestro grupo de alivio de presión, desarrollamos una lista de acciones específicas para resolver nuestras deudas, mejorar nuestra situación financiera y lograr nuestros objetivos sin incurrir en deudas no aseguradas.
7. Teléfono e Internet. Mantenemos contacto frecuente con otros miembros de D.A. mediante el uso de teléfono, correo electrónico y otras formas de comunicación. Hablamos con otros miembros de D.A. antes y después de dar pasos difíciles en nuestra recuperación.
8. Literatura D.A. y de A.A. Estudiamos la literatura de Deudores Anónimos y de Alcohólicos Anónimos para fortalecer nuestra comprensión de la enfermedad compulsiva y de la recuperación del endeudamiento compulsivo.
9. Conciencia. Mantenemos la conciencia sobre el peligro de la deuda compulsiva tomando nota del Banco, la empresa de préstamos y la publicidad de la tarjeta de crédito y sus efectos sobre nosotros. También seguimos conscientes de mantener nuestras finanzas personales en orden para evitar la vaguedad, que nos puede llevar a la deuda o gasto compulsivo.
10. Reuniones de Trabajo. Asistimos a las reuniones de trabajo que se celebran mensualmente. Muchos de nosotros desde hace mucho tiempo albergábamos sentimientos que el “negocio” no era parte de nuestras vidas, pero si para “otros” más cualificados. Sin embargo, la participación en la gestión de nuestro propio programa nos enseña cómo funciona nuestra organización, y también nos ayuda a ser responsables de nuestra propia recuperación.
11. El servicio. Llevamos a cabo el servicio a todo nivel: en lo personal, en el grupo, en el Intergrupo y servicio mundial. El servicio es vital para nuestra recuperación. Sólo a través del servicio podemos dar a otros lo que tan generosamente se nos ha concedido.
12. El anonimato. Practicamos el anonimato, lo que nos permite la libertad de expresión, esto nos asegura que lo que decimos en las reuniones o a otros miembros de DA en cualquier momento no se repetirá.



LAS 12 PROMESAS DE DEUDORES ANÓNIMOS En el programa de Deudores Anónimos nos hemos congregado para compartir nuestro camino de recuperación de la enfermedad de la deuda compulsiva. Existe una esperanza. Al trabajar los 12 pasos de DA desarrollamos nuevas formas de vivir. Cuando trabajamos los 12 pasos y utilizamos las herramientas de DA comenzamos a recibir estos dones del programa: 1. Donde antes sentíamos desesperación, comenzamos a sentir una nueva esperanza. 2. La claridad reemplazará a la incertidumbre. La intuición y confianza sustituirán a la confusión y el caos. Viviremos vidas comprometidas, tomando las decisiones que mejor se adapten a nuestras necesidades, y llegaremos a ser las personas que estábamos destinadas a ser. 3. Viviremos dentro de nuestras posibilidades, sin embargo, nuestros medios no nos definirán. 4. Empezaremos a vivir con prosperidad, libres de miedos, angustias, resentimientos o deuda. 5. Nos daremos cuenta que somos lo suficientemente validos; y aprenderemos a valorarnos a nosotros mismos y a nuestras contribuciones. 6. El aislamiento dará paso al compañerismo; y la fe desplazará al miedo. 7. Reconoceremos que tenemos bastante; nuestros recursos serán generosos y los compartiremos con otros y con D.A. 8. Dejaremos de compararnos con los demás; los celos y la envidia se desvanecerán. 9. La aceptación y la gratitud reemplazaran al remordimiento, a la auto-compasión y al anhelo. 10. Dejaremos de temerle a la verdad; pasaremos de escondernos en la negación a vivir en la realidad. 11. La honestidad guiará nuestras acciones hacia una vida rica en significado y propósito. 12. Reconoceremos como fuente de nuestra abundancia a un Poder Superior a nosotros. Seremos capaces de pedirle su ayuda y guía, y tendremos fe en que nos serán concedidas. Todo esto y mucho más es posible. Al trabajar este programa con integridad y dentro de nuestras posibilidades, un día a la vez, una vida llena de serenidad y prosperidad será nuestra.

ESPIRITUALIDAD

EspiritualidadAl comienzo principio, algunos de nosotros estábamos confundidos en relación a las palabras "espiritualidad" y "religión". Nuestra espiritualidad es una conexión personal entre nuestro Poder Superior y nosotros mismos. El propósito de trabajar los Pasos no es solo el estar libres de nuestra compulsión a la deuda, también es la experiencia de un despertar espiritual."

 

DECLARACIÓN DEL PROPÓSITO: En D.A., nuestro propósito es triple: parar dejar de incurrir en deuda sin garantía, compartir nuestra experiencia con el recién llegado, y ayudar a otros deudores.

Con el propósito de simplificar, las palabras "Dios" y "Poder Superior" serán utilizadas para referirse a un Poder Superior a nosotros mismos.

 

Unas palabras sobre espiritualidad.

Cuando llegamos a DA por primera vez, puede que no estuviéramos listos para escuchar que DA este es un programa espiritual. La palabra "Dios" puede que nos traiga muchos sentimientos inconfortables desagradables, recordándonos a un Dios castigador que conocimos en nuestras experiencias religiosas durante la niñez. Algunos de nosotros llegamos a DA con una fe fuerte en un Poder Superior, algunos venimos de familias que veían los creencias religiosas como evidencia de la debilidad e incapacidad. Otros, puede que hayamos sido criados en familias donde los asuntos espirituales nunca eran discutidos. Puede es posible que nos sintiéramos abandonados por Dios, fuera el que fuera, el que nosotros confiábamos en nuestra niñez. La idea de establecer una relación con un Poder Superior más grande que nosotros podría ser que fuera demasiado para comprender ser comprendido.

¿Cómo comenzamos podíamos empezar a creer en algo que pudiera atraer un cambio real en nuestras vidas? Al comienzo, esto parecía imposible.

 

Un Dios de nuestro entendimiento.

Llegar a creer es un proceso que muchos de nosotros lo llevamos a cabo casi imperceptiblemente de forma invisible. No tenemos que creer en "Dios", "Diosa"  o en cualquier otro concepto religioso para que el programa de D.A. comience a trabajar en nuestras vidas.

Todo lo que necesitamos es "buena voluntad, honestidad, y receptividad", para comenzar empezar a encontrar una relación con un Poder Superior que nos funcione.

Para algunos de nosotros, la reunión de D.A. a la que asistimos regularmente llega a ser en un Poder más grande que nosotros. Para otros, es el programa de D.A. como un todo, una suma total de toda la sabiduría de aquellos que han llegado antes que nosotros.

Quizás Dios es el Universo, o el Fluir de Abundancia o el Río de la Vida.

Sea lo que sea Dios, nosotros comenzamos a experimentar un poder en el que  podemos confiar todos nuestros problemas, un poder que nos cuida y que quiere lo mejor para nosotros. Nos damos cuenta que sólo nosotros tenemos la libertad de escoger a un Poder Superior amoroso, un Dios de nuestro entendimiento.

Incluso aquellos de nosotros que hemos entrado en D.A. como convencidos ateístas o agnósticos, eventualmente ocasionalmente llegamos a tener la buena voluntad de creer en algo más grande que nosotros mismos. Cuándo leemos el Capítulo Cuatro de "Alcohólicos Anónimos" (El " Libro Grande "), "Nosotros los Agnósticos", y oímos las historias de los miembros de D.A. que han llegado antes que nosotros, nos damos cuenta de que tenemos la oportunidad de elegir el que creer o no creer en cualquier momento dado. El saber que tenemos la libertad de escoger nos permite crear una práctica espiritual significativa o forma de vida.

 

"Espiritualidad" versus "Religión"

Al comienzo principio, algunos de nosotros estábamos confundidos con las palabras espiritualidad y religión. Muchos crecimos creyendo que eran la misma cosa. Para algunos de nosotros, estas podrían ser iguales, o similares; sin embargo, aprendimos que tenemos que desarrollar nuestra propia forma especial de nombrar la conciencia espiritual, a menudo muy diferente de la práctica religiosa que puede que hayamos aprendido de niños.

"Todo lo que nosotros necesitamos es "buena voluntad, honestidad, y receptividad ", para comenzar a encontrar una relación con un Poder Superior que nos funcione."

A través del tiempo, podemos descubrir aspectos de nuestra religión de la niñez que nos brindan gozo. Nosotros podemos nos es posible encontrar un lugar de devoción que nos ofrece el apoyo espiritual que del cual tuvimos carecimos carencia como niños. O quizás podemos darnos cuenta que la religión organizada no es para nosotros. Eventualmente Algunas veces nos damos cuenta que nuestra práctica espiritual es una elección individual; mientras tal vez, una religión específica podría aumentarla, nuestra espiritualidad es una conexión personal entre un Poder Superior y nosotros mismos.

Cualquiera Sea cual sea nuestra preferencia espiritual personal, en D.A. nosotros tomamos tenemos un cuidado especial en mantenernos al margen de discusiones religiosas. Las discusiones sobre religión pueden perjudicar el propósito común por el cual nosotros nos hemos unidos. Permitimos a todos los miembros de D.A. el descubrir y definir sus propias creencias espirituales.

 

¿Por qué decimos que es un programa espiritual?

El modelo de los 12 pasos es un programa espiritual, independientemente de la adicción o compulsión que se trate. Nosotros creemos que nuestro endeudamiento compulsivo puede ser aliviado con la ayuda de un Poder Superior. Al llegar a ser honestos con nosotros mismos, y tener la buena voluntad de poner nuestra recuperación primero, bajo cualquier circunstancia.

Muchos de nosotros llegamos a D.A. buscando soluciones a nuestros dilemas financieros, sólo únicamente para llegar a descubrir que el problema no es sólo en relación a lo que  hacemos con nuestro dinero. Parece ser que hay algo entre en nosotros que nos mantiene actuando compulsivamente en relación al dinero. Gradualmente, comenzamos a comprender por nosotros mismos qué es lo que las personas quieren decir cuando hablan de estar "emocional y espiritualmente en bancarrota ". En D.A., encontramos soluciones a nuestros comportamientos adictivos y compulsivos en relación al dinero y la deuda.

El propósito de trabajar los Pasos no es sólo estar libre de nuestra compulsión a la deuda, sino también experimentar un despertar espiritual.

Para muchos recién llegados a D.A., el concepto de vivir espiritualmente no sólo era algo extraño, era inconcebible. Vivir la vida sin la guía de un Poder Superior amoroso era "normal”. Confiar en Dios no era una posibilidad. Nosotros simplemente no pensamos en Dios hasta que el dolor y la lucha de controlar e intentar manipular nuestro gasto y deuda nos trajo a D.A. Para muchos de nosotros, usar las Herramientas de D.A. nos proporcionó un alivio casi inmediato, la presión de nuestra situación financiera se alivió, nos sentimos esperanzados por primera vez. La esperanza ilusión de que las cosas pudieran ser diferentes para nosotros en D.A., que  podríamos eventualmente en ocasiones pagar a nuestros acreedores y aprender a vivir una vida abundante y feliz. Durante un corto periodo de tiempo esto fue suficiente. Mientras las Herramientas nos proporcionaban un alivio, nos dimos cuenta que al trabajar los 12 Pasos éramos capaces de comenzar a experimentar la recuperación.

La perspectiva en la posibilidad de entregar toda nuestra vida y nuestra voluntad al cuidado de Dios, tal como nosotros concebimos a Dios, era donde muchos de nosotros nos bloqueamos. A medida que trabajamos los Pasos,  nos dimos cuenta que Dios quiere todo nuestro ser, no sólo algunas áreas en que tenemos la buena voluntad de entregar al cuidado de Dios. Descubrimos esto a nuestro propio ritmo, al trabajar los pasos, al ver nuestras vidas transformadas gradualmente en algo que nosotros nunca soñamos que fuera posible.

“Cuando llegamos a conocer entender más allá de cualquier duda, que Dios nos está ayudando en formas impredecibles, nosotros llegamos estar dispuestos y con la buena voluntad para que Dios trabajase en todas las áreas de nuestra vida ".

Los 12 pasos nos prometen, "Habiendo tenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos...." En otras palabras, si nosotros hacemos el trabajo, un despertar espiritual está garantizado. Como un resultado extraordinario de nuestro trabajo espiritual, nos es concedida la libertad del miedo y la serenidad que nosotros estamos buscando.

¿Por qué podríamos imaginarnos que Dios quería que tuviéramos un despertar espiritual? El resto del paso 12 sugiere que el resultado de este despertar espiritual nos inspirará para " llevar este mensaje a los deudores compulsivos, y practicar estos principios en todas las áreas de nuestra vida". Cuando llegamos a conocer más allá de cualquier duda que Dios nos está ayudando en formas impredecibles, nosotros llegamos estar dispuestos y con la buena voluntad de que Dios trabaje en todas las áreas de nuestra vida. Nuestros pensamientos cambian de "¿Qué puedes hacer por mí hoy, Dios?" a: " ¿Qué puedo hacer por ti cómo puedo estar a tu servicio, de mí mismo, y de otros? Muéstrame hoy cómo llevar el mensaje."

 

¿Cómo puede una relación con nuestro Poder Superior ayudarnos en nuestro programa de DA?

Llegamos a D.A. de otros programas de 12 pasos, cuando aprendemos que un poder superior puede remover nuestras convulsiones. Ya sea que seamos nuevos en los pasos o un veterano de los 12 pasos en D.A. nos introducimos en un único concepto espiritual: un amoroso, generoso poder superior que llena nuestras necesidades un día la vez. Nosotros comenzamos a reconocer que la abundancia es un reflejo de la creación de Dios. Vivimos en un universo abundante; hay bastante para todos nosotros. Está perspectiva espiritual nos guía a medida que comenzamos a sanar nuestra privación, pensamiento de escasez, desarmonía emocional, y el sentido de empobrecimiento que nos llevó a la deuda compulsiva, sobre gastar, y subganar.

A veces hemos tenido una tendencia a hacer algo distinto que Dios nuestro poder superior. Por ejemplo, el dinero, nuestra empleadora, nuestros clientes, o nuestros créditos. En DA aprendemos que Dios es nuestro empleador, el verdadero recurso de nuestros ingresos, y abundancia. Sea que nosotros seamos tanto si somos contratados por una compañía, autónomos, o como desempleados, recordamos a través del día de trabajo que estamos trabajando para Dios. Un trabajo adecuado es una expresión de gratitud y contribución a los recursos infinitos. Nos trae gozo, satisfacción, y un sentimiento de plenitud.

Usamos las herramientas y trabajamos los pasos con la fe que el cambio ocurrirá cuando entreguemos nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de un Poder Superior. Por ejemplo, cuando nosotros nos juntamos en una Reunión de Alivio de Presión (RAP), hay una cuarta entidad presente: un poder más grande que nosotros. Invitamos a la presencia de Dios a estar  y a que guíe la reunión. Hacemos esto al comenzar la reunión con una oración, por ejemplo, la oración de la serenidad. Es por ello que los RAP están a menudo llenos de sorpresas, a medida que la voluntad de Dios nos es revelada a nosotros a través de la auto iluminación y el crecimiento personal.

En DA, descubrimos la voluntad de Dios para nosotros a través del trabajo de los pasos. Evaluamos nuestro lugar y contribución en el mundo. Nos llegamos a dar cuenta que Dios creó todo en perfecta armonía y que hay un lugar único y una misión especial para todos los seres vivos, incluidos nosotros. A medida que tomamos acción hacia nuestra sanación espiritual, nuestra identidad original y misión son reveladas. Nuestra visión concedida por Dios es el recurso de nuestra abundancia e integración, y con toda la creación de Dios.

 

Un "Dilema" Espiritual.

En cierto punto en nuestra recuperación en DA, puede que nos tropecemos con un bache en el camino en relación a algunos aspectos del trabajo del programa. Justo esto envuelve nos lleva a tomar cierta acción que nosotros estamos evitando, por ejemplo, registro de gastos (mantener registro en nuestros gastos e ingresos) de forma regular. A través de hablar con nuestro padrino y con otros miembros en el programa,  reafirmamos reconocemos que tenemos todo lo necesario para completar la tarea: tenemos un cuaderno para registrar nuestros gastos y tenemos un lápiz. Nosotros tenemos disponemos ciertamente de los talentos necesarios para escribir nuestros números en un papel y sumarlos cuando nos sentamos y concentramos.

Admitimos que el registro es una buena idea, decimos que nosotros queremos mantener registro de nuestros gastos, y mantenemos nuestra intención de hacerlo. Puede incluso que tenemos un compromiso con nuestro padrino,  usamos el teléfono para "marcar " la acción (marcar significa llamar a un miembro de D.A. antes y después de tomar una acción difícil). De alguna forma, a pesar de nuestra preparación, nuestra afirmada intención, y nuestro compromiso, la acción no ocurre. Nos encontramos incapaces de hacer esta cosa sencilla: escribir nuestros ingresos y gastos. A pesar de lo ridículo que pueda parecer,  sencillamente no podemos motivarnos a hacerlo.

En este punto, puede que estemos tentados a abandonar por la frustración, usar nuestra incapacidad para tomar acción es una excusa para una vez más regañarnos a nosotros mismos. Algunos de nosotros hemos estado en este agujero durante prolongados períodos de tiempo, llamando nuestro padrino y a otros amigos de DA para pedir ayuda  y comprensión. Para aquellos de nosotros que no están tienen el hábito de pedir ayuda a un Poder Superior, se nos olvida que el trabajar los 12 Pasos de D.A. puede liderarnos conducirnos a un recurso espiritual en el cual podemos confiar; nosotros a veces dependemos demasiado de nuestro equipo de apoyo humano, y entonces nos sentimos frustrados y resentidos cuando nuestra situación no cambia.

Eventualmente, en nuestra miseria, finalmente pedimos ayuda de un Poder más grande que nosotros mismos. El dolor de mantenernos estancados en nuestra  sanidad enfermedad finalmente sobrepasa nuestro miedo al cambio. Llegamos a tener la buena voluntad de trabajar los 12 Pasos, comenzando con el Primer Paso: "Nosotros admitimos que éramos impotentes ante nuestra deuda que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables".

Así es como los baches en el camino son transformados, disueltos, y superados. Por nosotros mismos, podemos tener las herramientas, el conocimiento, y el compromiso de escribir lo que  ganamos y gastamos, pero la enfermedad de la deuda compulsiva es "¡astuta, desconcertante y poderosa!". Hay un Poder que puede ayudarnos a sobrepasar nuestros obstáculos en el camino de la recuperación.

 

¿Cómo el trabajar los 12 pasos en DA nos acerca a nuestro Poder Superior?

Trabajar los 12 pasos en DA es realmente un proceso de transformación interna, comenzamos con la admisión de que nosotros somos impotentes sobre nuestra deuda y gastos. Con el descubrimiento de que nosotros no podemos hacerlo solos,  llegamos a creer, cada persona en su propia forma, en un poder superior que puede hacer por nosotros lo que nosotros no podemos: ayudarnos a vivir una vida sana y saludable en relación al dinero. Nosotros rendimos nuestras vidas, un poco de cada vez un día a la vez, al Dios de nuestro entendimiento y comenzamos a experimentar las transformaciones en las Promesas de DA señala. A medida que dejamos nuestros defectos de carácter y hacemos enmiendas, nos llegamos cada vez más a hacer conscientes de cómo nuestro poder superior está trabajando en nuestras vidas diarias día a día. Cuanto más conscientes llegamos a ser, mayor serenidad y paz  experimentaremos; nosotros reconocemos que un Poder Superior está cuidándonos. Nuestra conexión con Dios llega a ser más que una teoría; la realidad de la presencia de Dios está demostrada en nuestras nuevas actitudes y comportamientos sanos.

"Dios está en los detalles"

Algunos de nosotros nos sentimos completamente sobrepasados cuando llegamos D.A. La situación financiera era desesperada. Éramos rastreados por nuestros acreedores y agobiados por los pagos fuera de fecha. Observamos nuestras vidas desmoronarse ante nuestros propios ojos; parecía imposible entender qué era lo siguiente a hacer. Cuando nosotros escuchamos en nuestras primeras reuniones de D.A. que "Dios está en los detalles," comprendimos que al comenzar a trabajar el programa de D.A. nosotros debíamos registrar nuestros gastos; esto nos dio algo específico y concreto que podríamos hacer inmediatamente. El escribir lo que nosotros gastamos nos estabiliza en el presente lo suficiente para que  podamos salir de nuestro miedo paralizador hacia una acción llena de esperanza.

Entonces nosotros comenzamos empezamos  a sentir el valor de cortar nuestras tarjetas de crédito, conseguir un padrino, y comenzar a tener Reuniones de Alivio de Presión. Al enfocarnos en los detalles de nuestras finanzas, nosotros aclaramos innecesarios "desórdenes" mentales, abriendo una conexión con nuestro Poder Superior. Para la mayoría de nosotros, estar cerca de nuestros números continúa siendo un medio físico de acceder a Dios. Es una verdadera demostración de nuestro compromiso con la recuperación. Incluso si no lo hacemos perfectamente, o si lo hacemos a trancas y barrancas al principio, nuestra buena voluntad de escribir los números, y sumarlos, y ponerlos en categorías de gastos es como nosotros comenzamos a experimentar una nueva realidad en torno al dinero.

En búsqueda del despertar espiritual.

Los miembros de D.A. usan varios métodos para conectar con su Poder Superior éstos son sólo algunos:

Trabajar los pasos

"La vida espiritual no es una teoría. Nosotros tenemos que vivirla". Alcanzamos el despertar espiritual prometido de 12 pasos al trabajarlos todos.

Reuniones

Muchos de nosotros descubrimos que nuestro Poder Superior habla través de otros. Nos damos cuenta de que al conectar con otros en la reuniones, nosotros experimentamos el amor incondicional de nuestro Poder Superior.

Oración y meditación (verbal y escrita)

Las prácticas tradicionales tales como la meditación y la oración pueden ayudarnos a conectar con una presencia espiritual. No hay una única forma de orar o de meditar, hay muchos caminos hacia Dios. Cada uno de nosotros encuentra formas de acceder al lugar del Espíritu si nos abrimos con una actitud humilde y una buena voluntad de aprender y crecer.

Diario

Mantener un diario puede ser muy efectivo para procurar lograr una comprensión espiritual más profunda. Dialogar con nosotros mismos o con Dios puede ayudarnos a experimentar a nuestro Poder Superior como una presencia real con la que  trabajamos, momento a momento. Nosotros somos socios en el proceso de crear nuestras vidas.

Movimiento

Muchos de nosotros sentimos la conexión con nuestro Poder Superior cuando nosotros estamos caminando, corriendo, nadando, haciendo Taichí o Yoga, o incluso conduciendo, cualquier cosa física que permite que nuestras mentes se lleguen a serenar lo suficiente para explorar y reflexionar en nuestra espiritualidad.

Naturaleza

Muchos de nosotros sentimos una conexión espiritual cuando contemplamos la belleza de la naturaleza. Para algunos de nosotros la naturaleza es nuestro Poder Superior. Estar en la naturaleza puede ayudarnos a conectar con nuestros recursos.

Servicio

En algún momento en nuestro programa de DA,  aprendemos que hacer servicio puede ser una ruta directa para sentirse conectado algo más grande que nosotros. Hacer servicio en el espíritu de gratitud o devolver lo que se nos ha dado puede expandir nuestro pensamiento, renovar nuestra fe en un Poder Superior, construir nuestra autoestima, y motivar el sentir compasión por otros. El dar reuniones de alivio de presión, compartir con recién llegados, ser un padrino, y voluntario del intergrupo y de posiciones delegado del servicio mundial pueden ser profundas formas efectivas de experimentar la presencia de un Poder Superior en nuestras vidas.

"Hacer servicio en el espíritu de gratitud o devolver puede expandir nuestro pensamiento, renovar nuestra fe en un Poder Superior, construir nuestra autoestima, y motivarnos a sentir compasión por otros. "

Práctica religiosa

Para algunos de nosotros una práctica religiosa, tal como asistir a la iglesia, el templo, un grupo de meditación, u otro método organizado de devoción, puede fortalecer nuestra conexión con nuestro Poder Superior.

Expresión de las emociones

Muchos de nosotros nunca hemos tenido un lugar seguro donde poder expresar nuestros sentimientos. Nosotros manteníamos nuestros sentimientos embotellados dentro, bloqueando el fluir de Dios en nuestras vidas. Al trabajar a través de nuestros sentimientos de una forma saludable, nosotros creamos espacio para que Dios se exprese a través del amor y la felicidad que son nuestros derechos de nacimiento.

“No hay tal cosa como un accidente. "

Nosotros comenzamos a mirar ver  ejemplos de "felices coincidencias," esos eventos fortuitos nosotros a veces los llamamos " oportunidades divinas ": el cheque llega en el momento adecuado; un miembro de D.A. que llame exactamente cuando nosotros necesitamos un oído que nos escuche con simpatía.

Actuar "como si” comillas.

Hay un dicho que dice de que no podemos imaginarnos  actuar correctamente, pero podemos actuar por el motivo correcto. En otras palabras, si nosotros actuamos " como si " nosotros somos un ser espiritual hoy, antes de darnos cuenta (que  lo sepamos nos damos cuenta que), somos realmente el ser espiritual que nosotros pensamos que estamos pretendiendo ser.

Mirando hacia fuera para encontrar la belleza interna.

Nosotros los D.A. tenemos una tendencia a ser auto-obsesivos. Nos fijamos fuera de nosotros mismos y vemos donde podemos servir y ayudar a otros para concentrarnos en nuestro lado amable, de forma que nosotros podemos apreciar el milagro de la recuperación.

Desarrollando un sentido de la maravilla y la sorpresa

La sencilla conciencia de nuestros alrededores utilizando todos nuestros sentidos, observando un amanecer con rocío, escuchando los sonidos de la ciudad amanecer, acariciar a una mascota dormida, puede ayudarnos para aterrizar en el presente, nosotros sabemos que Dios está.

Viendo más allá de las apariencias

Nosotros procuramos mantener una visión positiva de la vida, y ver que incluso en los momentos que se nos presentan más retos, el amor de Dios nos ayuda a crecer y una forma maravillosa e inesperada. En vez de momentos difíciles, vemos oportunidades para crecer. Aunque  podamos sentirnos sobrepasados con una multitud de retos, Dios, quiere lo mejor para nosotros, nunca nos da más de lo que podamos manejar.

Ser paciente

El despertar espiritual de cada persona ocurre en su propio ritmo. Como parte de nuestro viaje espiritual, algunos de nosotros podemos haber tenido una epifanía donde se nos " enciende la bombilla", una experiencia espiritual que surge de lo inesperado. Para otros, puede ocurrir más despacio. De hecho, es más común eso, a medida que nosotros trabajamos los 12 pasos en nuestras vidas comienzan a cambiar, otras personas ven los cambios en nosotros antes que nosotros lo hagamos.

Esperando milagros

El solo hecho de que nosotros estemos vivos y recuperándonos de la insanidad enfermedad  de la compulsión a la deuda un día y cada vez es un milagro. Hay un dicho en los 12 pasos de recuperación: " No te vayas antes de que el milagro ocurra”.

EMPRENDEDORES

EMPRENDEDORES EN DA Que es Emprendedores Deudores Anónimos? Emprendedores Deudores Anónimos ("Business Deudores Anónimos") es una parte diferente y dinámica de D.A. pero no está separada, fue creada para enfocarnos en la recuperación de los miembros de la hermandad que son dueños de negocios. Juntos, los miembros de B.D.A. se apoyan unos a otros en aplicar los principios y herramientas de DA cuando son dueños o están dirigiendo un negocio. De manera que, como es parte de D.A., no se necesitan requisitos distintos para atender las reuniones de Negocios, Empresas Deudores Anónimos. Como dice nuestra Tercera Tradición ‘el único requisito para ser miembro de D.A. es el deseo de no incurrir en más deuda sin garantía’. Esto se aplica tanto a deuda personal como profesional. Se sobreentiende que pagar facturas por mercancías y servicios en los términos que se habían acordado no constituyen deuda. Puede cualquier miembro de D.A. atender reuniones de Negocios, Empresas Deudores Anónimos? Técnicamente, el propietario de un negocio se puede definir como una persona que es el principal y el único propietario en un negocio, sociedad o corporación, y tiene responsabilidad financiera sobre el comportamiento de este negocio, incluyendo los impuestos federales, del estado y locales. Sin embargo, emprendedores, artistas, contratantes, artesanos, consultores, comerciales, comerciantes, los autónomos e capitalistas inversores, pueden todos beneficiarse al atender reuniones B.D.A. Tal y como se menciona en la Tercera Tradición, miembros de Deudores Anónimos que no tienen su propio negocio pueden desde luego atender cualquier reunión B.D.A. y beneficiarse de la experiencia, fortaleza y esperanza encontrada aquí, pero el enfoque de las reuniones B.D.A. está dirigida intencionalmente hacia tratar temas, necesidades y preocupaciones de miembros que tienen su propio negocio en la hermandad. Cada reunión B.D.A. es autónoma. De todas maneras, muchas reuniones han encontrado de gran ayuda seguir las guías sugeridas para, moderar, compartir y/o tener un puesto de servicio en una reunión (que es: 90 días de no incurrir en nueva deuda sin garantía y haber tenido por lo menos dos Reuniones de Alivio de Presión). Cómo sabe uno si puede estar compulsivamente endeudándose en su negocio? Endeudarse compulsivamente en un negocio es muy similar a endeudarse compulsivamente con las finanzas personales. Muchos de nosotros nos faltaba mucha claridad. Algunas de las experiencias y conductas que nos llevaron a la deuda compulsiva fueron: • No sabíamos cuando debíamos pagar las facturas o los impuestos, ni nos acordábamos si habíamos pagado o que habíamos pagado o si aún debíamos dinero. • Confundíamos nuestras finanzas personales con las de nuestro negocio y sacábamos de un fondo para cubrir el otro. • A menudo no sabíamos los costes exactos de nuestros gastos generales, nuestros gastos de gestión o nuestros márgenes de beneficio. • No teníamos un plan de negocios • Utilizábamos acuerdos verbales en vez de por escrito, que luego llevaban a disputas sobre los términos del acuerdo. • Sobre comprometíamos nuestro tiempo y no pasábamos suficiente tiempo generando ingresos. • Muchos de nosotros estábamos sobrecogidos por el desorden. • Vivíamos en un estado de auto-privación por nuestros negocios • No nos pagábamos un salario • No tomábamos vacaciones, ni nos pagábamos beneficios, ni nos dábamos días personales o por enfermedad • Desvalorábamos y cobrábamos por debajo de precio mercado nuestras mercancías o servicios. • Dejábamos que los profesionales que trabajaban para nosotros (ej: consultores, contables, abogados, etc) llevaran nuestros asuntos. • En recaída, nos saltábamos reuniones de B.D.A. y/o de D.A. y perdíamos contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupo de alivio de presión, y amigos del programa. • No pedíamos o éramos incapaces de pedir ayuda cuando más la necesitábamos. Cómo la Recuperación en ‘Business’ Deudores Anónimos cambia a sus miembros? Aprendemos a gestionar nuestros negocios por principios espirituales y encontramos que gestionando con integridad y dando servicio es rentable. Acumulamos reservas de efectivo, pagamos nuestras facturas y empleados a tiempo, nos pagamos un sueldo regular con beneficios y tiempo de vacaciones. Construimos un negocio boyante, próspero, libre de deuda y financieramente solvente. Tomamos responsabilidad de nuestros compromisos de negocios y obligaciones y recordamos que somos responsables de los profesionales que trabajan para nosotros. Mantenemos registros financieros claros y ordenados y eliminamos el desorden innecesario. ‘Aprendemos a gestionar nuestros negocios por principios espirituales y encontramos que gestionando con integridad y dando servicio es rentable Tenemos un claro conocimiento de nuestros gastos generales, gastos de gestión, precios, beneficios, ingresos y gastos y todos nuestros activos y pasivos?. Tenemos un plan de negocios, objetivos y visiones para nosotros y nuestros negocios. Todos los acuerdos son por escrito. Presupuestamos nuestro tiempo realísticamente, enfocamos nuestro tiempo de trabajo en generar ingresos. Valoramos nuestras mercancías y servicios y los damos un precio adecuado. Seguimos en contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupos de alivio de presión y amigos en el programa, continuamos atendiendo reuniones de D.A. y B.D.A., y dando servicio para nuestra recuperación. Estamos dispuestos y podemos pedir ayuda cuando la necesitamos y confiamos en el cuidado y guía de nuestro poder superior. Estamos en paz con nosotros mismos y permitimos que nuestros negocios crezcan y se expandan armoniosamente. Herramientas adicionales para "Business Deudores Anónimos" 1. Mantenemos por separado nuestros registros financieros y cuentas bancarias de nuestra vida profesional y personal. 2. Escribimos planes de negocios anuales con metas y objetivos definibles y tomando responsabilidad. 3. Mantenemos registros financieros exactos, limpios, ordenados, incluyendo gastos e ingresos, efectivo, inventarios, Activos, Las deudas pendientes, y ponemos las fechas de impuestos y pago de facturas en nuestro calendario. 4. Nos pagamos un salario incluyendo beneficios, seguros médicos, vacaciones y días por enfermedad. 5. Somos conscientes que los dólares que gastamos deben generar ingresos y comparamos precios antes de comprar. 6. Tenemos claridad sobre los gastos generales y los márgenes de beneficio de todos los productos o servicios que vendemos. 7. Pagamos nuestras facturas y facturamos a nuestros clientes diligentemente. 8. Ponemos todos nuestros acuerdos de negocios por escrito y escribimos nuestras propias Cartas de Acuerdos? 9. Notamos la competencia, pero no nos preocupamos sobre ella. Aprendemos de nuestra competencia y confiamos que hay un universo abundante con más que suficiente para todo el mundo. 10. Nos desapegamos de personalidades difíciles y de clientes que pagan mal y ponemos los principios por encima de las personalidades. 11. Nos enmarcamos antes y después de asumir compromisos y decisiones o acciones difíciles. 12. Estamos dispuestos a estar al frente y ser responsables de nuestros negocios. Los profesionales como contables, abogados y consultores que trabajan para nosotros nos son nuestro poder superior. Estando agradecidos por estas herramientas para los propietarios de negocios y por las herramientas de D.A, hemos encontrado que solo es a través de trabajar los 12 pasos de Deudores Anónimos que la solvencia, recuperación y serenidad se puede obtener a largo plazo para nuestros negocios y nosotros mismos.